La revisión por pares externos de la prueba RT-PCR para detectar el SARS-CoV-2 revela 10 fallos científicos importantes a nivel molecular y metodológico que tiene como consecuencia el alto número de resultados falsos positivos.

Fuente: (https://cormandrostenreview.com/).

Dr. Pieter Borger (MSc, PhD), Genética Molecular, W + W Research Associate, Lörrach, Alemania

Prof.Dr. Ulrike Kämmerer, especialista en Virología / Inmunología / Biología Humana / Biología Celular, Hospital Universitario de Würzburg, Alemania

Junto con una veintena de especialistas científicos en diferentes áreas, han elaborado un informe así como una carta dirigida a la revista científica Eurosurveillance, donde piden que se retracte, y por tanto se retire, la publicación del artículo de Corman-Drosten sobre el diseño del protocolo analítico mediante RT-PCR para la detección en muestras biológicas del Sars-CoV-2, que actualmente se considera como la prueba de referencia para dicha detección. Esto es debido a los tremendos defectos y errores de diseño del citado protocolo, descritos en el artículo publicado.

Concluyen, además, que no queda “mucha elección en el marco de la integridad y la responsabilidad científicas”, ya que la decisión sobre qué protocolos de prueba se publican y se ponen a disposición de todos está directamente en manos de Eurosurveillance.

 RESUMEN DE ERRORES encontrados en el documento CORMAN-DROSTEN

El documento de Corman-Drosten contiene los siguientes errores:

1.- Además de un diseño incorrecto respecto a la especificidad de los cebadores utilizados, no existe ninguna razón para usar concentraciones extremadamente altas de cebadores en este protocolo (el protocolo describe concentraciones de cebadores de 600 e incluso 800 nM, cuando lo correcto es que no deben ser superiores a 100 o 200 nM). También son anormalmente altas las concentraciones utilizadas de dNTP. Las concentraciones descritas conducen a un aumento de las uniones inespecíficas y amplificaciones de productos de PCR, lo que hace que la prueba no sea adecuada como herramienta de diagnóstico específica para identificar el virus SARS-CoV-2. Es decir, se pueden producir falsos positivos por unión de los cebadores y sonda entre sí.

2.- Seis posiciones oscilantes no especificadas introducirán una enorme variabilidad  a la hora de realizar esta prueba en los diferentes laboratorios del mundo; la descripción confusa e inespecífica en el documento de Corman-Drosten no es adecuada como protocolo operativo estándar, lo que hace que la prueba no sea adecuada como herramienta de diagnóstico específica para identificar el virus SARS-CoV-2. El protocolo citado no da secuencias de nucleótidos fijas para muchos cebadores, lo que supone que no aporta datos fijos que puedan servir de referencia para los tests.

3.- La prueba no puede discriminar entre el virus completo y los fragmentos virales. Por lo tanto, la prueba no se puede utilizar como diagnóstico para virus intactos (infecciosos), lo que hace que la prueba no sea adecuada como herramienta de diagnóstico específica para identificar el virus SARS-CoV-2 y hacer inferencias sobre la presencia de una infección.

4.- Una diferencia de 10°C en la temperatura de hibridación Tm para el par de cebadores 1 (RdRp_SARSr_F y RdRp_SARSr_R) también hace que la prueba no sea adecuada como herramienta de diagnóstico específica para identificar el virus SARS-CoV-2. (dicha Tm no debe ser superior a 2ºC).

5.- Un error grave es la omisión de un valor Ct determinado para el que una muestra se considere positiva y negativa. Este valor Ct (nº de ciclos de amplificación) tampoco se encuentra en las presentaciones de seguimiento, lo que hace que la prueba no sea adecuada como una herramienta de diagnóstico específica para identificar el virus SARS-CoV-2. Los resultados de PCR evaluados como positivos después de un valor Ct de 35 ciclos son muy poco fiables.

6.- Los productos de PCR no se han validado a nivel molecular (esto debe hacerse mediante electroforesis o secuenciación). Este hecho hace que el protocolo sea inútil como herramienta de diagnóstico específica para identificar el virus SARS-CoV-2.

7.- La prueba de PCR no contiene un control positivo único para evaluar su especificidad para el SARS-CoV-2 ni un control negativo para excluir la presencia de otros coronavirus, lo que hace que la prueba no sea adecuada como herramienta de diagnóstico específica para identificar el SARS-CoV-2.

8.- El diseño de prueba en el documento de Corman-Drosten es tan vago y defectuoso que se puede ir en docenas de direcciones diferentes; nada está estandarizado y no hay un Procedimiento Operativo Estándar (POE) . Esto cuestiona en gran medida la validez científica de la prueba y la hace inadecuada como herramienta de diagnóstico específica para identificar el virus SARS-CoV-2.

9.- Lo más probable es que el artículo de Corman-Drosten no haya sido revisado por pares, lo que hace que la prueba no sea fiable como herramienta de diagnóstico específica para identificar el virus SARS-CoV-2.

10.- Encontramos graves conflictos de interés para al menos cuatro autores, además de que dos de los autores del artículo de Corman-Drosten (Christian Drosten y Chantal Reusken) son miembros del consejo editorial de Eurosurveillance. Se agregó un conflicto de intereses el 29 de julio de 2020 (Olfert Landt es CEO de TIB-Molbiol; Marco Kaiser es investigador senior en GenExpress y se desempeña como asesor científico de TIB-Molbiol), lo que no se declaró en la versión original (y aún falta en la versión de PubMed).

TIB-Molbiol  fue la primera empresa en producir kits de PCR (Light Mix) basados ​​en el protocolo publicado en el manuscrito de Corman-Drosten. Según sus propias palabras, distribuyeron estos kits de prueba de PCR antes de que este protocolo de Rt-PCR  se publicara e incluso antes de que se hubiese enviado a la revista.

Además, Victor Corman y Christian Drosten no mencionaron su segunda afiliación: el laboratorio de pruebas comerciales "Labor Berlin". Ambos son responsables del diagnóstico de virus allí y la empresa opera en el ámbito de las pruebas de PCR en tiempo real.

EN CONCLUSIÓN:

A la luz de nuestro reexamen del protocolo de prueba para identificar el SARS-CoV-2 descrito en el documento de Corman-Drosten, hemos identificado errores y falacias inherentes al mismo que hacen que la prueba de PCR del SARS-CoV-2 sea inútil.”


Comentarios

  1. Este es el estudio (y sobre todo la web, porque han creado una web viva, con comentarios, a los que contestan con toda precisión y estensón) más importante que tenemos: ataca el corazón de la doctrina que venden.. Sin estos test nada se sostiene.. Hemos puesto la traducción íntegra en Contra el Encierro: https://contraelencierro.blogspot.com/2020/12/review-report-corman-drosten-et-al.html
    Hay que seguir con atención los comentarios y preguntas que van apareciendo en la web de la revisión. E incluso participar. Gracias y salud!

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

LA COVID-19 NO SE TRASMITE POR VÍA AÉREA.